Renovación del busto después del embarazo

Amamantar a un bebé es una de las cosas más maravillosas que puede sucederle a una mujer. Pero lamentablemente tarde o temprano, muchas mujeres se percatan de que sus mamas han perdido esa forma juvenil que solían tener, después de tener hijos. Después de dar a luz y amamantar a un recién nacido, muchas mujeres pierden la forma y el volumen de sus mamas, lo que puede hacer que luego se sientan menos atractivas, por el estiramiento del tejido mamario y las consecuencias de amamantar a un bebé.

Después de dar a luz y amamantar a un recién nacido, muchas mujeres pierden la forma y el volumen de sus mamas, lo que puede hacer que luego se sientan menos atractivas
Después de dar a luz y amamantar a un recién nacido, muchas mujeres pierden la forma y el volumen de sus mamas, lo que puede hacer que luego se sientan menos atractivas

Por supuesto, la experiencia de cualquier embarazo puede hacer que las mamas de una mujer cambien de tamaño y forma. Aquellas mujeres que tenían implantes mamarios, antes de dar a luz, pueden optar por extraer sus implantes mamarios (por el aumento natural de las mamas en período de lactancia), o cambiarlos por otros implantes para lograr la forma y volumen del busto que crean ideal y que se complemente con su figura. Desde Allergan aseguran que aquellas mujeres que actualmente estén embarazadas o que están amamantando, no deberían someterse a un aumento mamario, pues su integridad física es fundamental para una crianza óptima del bebé.

Un aspecto importante a tener en cuenta es que luego de un embarazo, al estirarse el tejido mamario, las mujeres pueden optar por elegir el tamaño de implantes que quizás antes no podían elegir! Ésto se debe a que la elasticidad y la cantidad de tejido mamario de una mujer, limita el tamaño del implante que puede obtener, por lo tanto, luego de un embarazo, ésto puede estar sujeto a posibles cambios.

Muchas mujeres, luego de tener hijos, deciden someterse a aumento mamario. A menudo, el aumento de mamas suele ser incorporado en una suerte de “combo” donde la intervención combina procedimientos de liposucción, abdominoplastia y otros procedimientos de levantamiento corporal para contrarrestar la piel suelta y flacidez que puede ocurrir después del embarazo. La popularidad del tratamiento de la cirugía plástica post-embarazo sigue en realce, ya que muchas madres eligen recuperar sus “cifras de juventud” después de dar a luz.